Remedios para la diabetes: Análisis de sangre y orina

A pesar de la rica y variada posibilidad de los síntomas de la diabetes, éstos no constituyen clínicamente más que unos elementos de sospecha de la enfermedad: los síntomas fundamentales, sin los que el diagnóstico no presenta ningún fundamento seguro, son los que se observan en la orina y en la sangre, es decir, presencia de glucosa en la orina (glucosuria) y aumento del contenido de azúcar en la sangre (hiperglucemia).

A estos dos análisis de laboratorio es preciso recurrir siempre cuando se acusa algún trastorno que haga sospechar la presencia de la diabetes: únicamente estos exámenes nos permiten afirmar con seguridad la presencia de la enfermedad, según remediosparaladiabetes.net
Es preciso recurrir a los mismos periódicamente en el transcurso de la enfermedad para juzgar el resultado de los tratamientos practicados y verificar la marcha de la enfermedad: el valor de la glucosuria y, sobre todo, el de la glucemia, nos ofrecen la medida de la gravedad de la enfermedad y nos proporcionan las mejores indicaciones para la dosis de insulina y para las restricciones dietéticas a aplicar.
Es oportuno, por consiguiente, que el enfermo se familiarice con el significado de estos datos de laboratorio: mientras que el examen de la sangre debe practicarse siempre en laboratorios especializados, el análisis de orina puede confiarse al mismo paciente cuando éste haya adquirido cierta capacidad para ello.

Es necesaria una breve premisa antes de pasar a ilustrar estos análisis: la glucosuria y la hiperglucemia no son siempre un signo seguro de diabetes, pudiéndose observar también en el transcurso de otras enfermedades y trastornos.

Su significado debe ser valorado e interpretado por parte del médico, en relación con los trastornos que padece el enfermo: son, en otras palabras, un signo necesario pero no suficiente para sentar el diagnóstico de diabetes.

No debe afirmarse que se está enfermo de diabetes sin consultar antes con el médico, únicamente por el hecho de que se haya comprobado presencia de azúcar en la orina, sobre todo si el análisis se ha practicado después de una abundante comida azucarada.

Artículos Relacionados