Por qué el agua es buena para el cuerpo

El agua es vida. Sin ella, no existiría el mundo. El agua y la salud humana están intrínsecamente unidas. El agua es una fuente natural y se encuentra al alcance de todos nosotros, por lo que muchas personas a menudo pasan por alto la importancia que tiene. El agua es una parte importante en la composición de cada célula en el cuerpo humano por lo que no es sorprendente que los científicos estén buscando vida en otros planetas, siempre que en ellos haya algún rastro de agua. Todo el mundo necesita consumir una cantidad diferente de agua al día, dependiendo de diversos factores.

Los hombres tienden a consumir más agua que las mujeres que toman otros líquidos que no son unos buenos sustitutos del agua. Los refrescos, cafés y zumos no pueden reemplazar la fuerza y la salud que el agua nos proporciona a diario. El agua es un antioxidante natural y estimula el sistema inmunológico de los seres humanos.

El consumo de ésta día a día no sólo es importante para el correcto funcionamiento de todos los órganos y sistemas del cuerpo, sino también para activar las defensas. El agua participa activamente en el metabolismo, mantiene la temperatura corporal, transporta oxígeno y nutrientes a todas las células del cuerpo y se encarga de la limpieza de toxinas. El agua también es altamente recomendada para todas las dietas ya que es fundamental para la eliminación de productos de desecho y del exceso de grasas en el cuerpo. Acelera el metabolismo y limpia las células además de saciar nuestra hambre. Las personas que no consumen diariamente la cantidad de agua necesaria son propensas a sufrir de celulitis.

 

El agua es vital para la condición de la piel, el cabello y las uñas. La deshidratación causa del envejecimiento de la piel, da lugar a la formación de arrugas y priva de brillo y de elasticidad a tu pelo. Esta bebida ayuda a reducir la tensión diaria a la que todos nosotros estamos expuestos ya que un vaso de agua fría puede hacer maravillas cuando uno está nervioso. El agua te ayuda a eliminar los malos sentimientos, las influencias negativas, el estrés y el miedo. El bajo consumo de agua puede causar severos problemas que conducen a una mala salud. Para evitar los mareos, dolores de cabeza, una presión arterial baja, hipertensión, problemas renales, de hígado, los trastornos digestivos, el estreñimiento e incluso problemas más graves como úlceras o el sobrepeso, debes consumir diariamente una cantidad mínima de agua. La regla primaria y más importante para todos es beber agua durante todo el día, teniendo o no sed. Algunas personas dicen que no les gusta el sabor del agua o simplemente utilizan la excusa de que no tienen sed. Aunque uno no la tenga, debe hacerlo ya que esa es la mejor forma para obtener los beneficios que el agua nos aporta. Es recomendable que el agua consumida sea natural, nunca del grifo.

Todo el mundo necesita una cantidad diferente de agua y líquidos para sentirse bien hidratado. Esta necesidad es diferente y depende de muchos factores como el peso, la edad, el estilo de vida sedentario o activo que llevamos y de las comidas que consumimos. La necesidad de agua para los hombres es superior a las de las mujeres, debido a las diferencias en la masa corporal y la composición. Se recomienda que las mujeres que llevan una vida poco activa consuman 2,2 litros al día, mientras que los hombres unos 3 litros. En cambio, sí tanto mujeres como hombres realizan un gran esfuerzo diario el consumo mínimo se convierte en 4 ,5 litros para evitar la deshidratación.

Artículos Relacionados