La dermatitis atópica en los pequeños.

0

La dermatitis atópica es una enfermedad crónica que se da en los niños pequeños, desde que nacen hasta que cumplen los primeros meses de vida. Esto es producido por una sequedad en la piel que lo que produce es que aparezcan brotes de eczemas, produciendo inflamaciones, haciendo así que el bebé sienta picores y tenga riesgo de una infección. El bebé al no entender, querrá rascarse, haciendo que así se empeore.

Para evitar que este tipo de enfermedad aparezca en nuestros bebés, debemos procurar tener una higiene responsable sobre él. Lavarle la piel pero no de manera abrupta, ya que en los primeros meses de vida aún la tiene débil. Procurar que la tenga bien hidratada, eso no quiere decir que se pase todo el día en la ducha, pero sí pasarle algunas toallitas húmedas o de tal manera que se sienta refrescado. Tenga en cuenta que los baños prolongados de más de cinco minutos puede ser que no tengan consecuencias buenas.

Si lo vamos a lavar, procurar hacerlo con nuestras manos, que estén limpias y libres, y no usar manoplas ni nada parecido. Hacerlo con mucha suavidad. Si aún con eso sentimos que nuestro bebé tiene la piel aún seca, puede buscar algún tipo de crema que le ayude a hidratársela, pero en este caso consultar siempre antes a un pediatra que le aconseje.

Si ya sufre esta enfermedad, deberá de tener cuidado de que no se rasque, y sabemos que es algo complicado, ya que el bebé sentirá la necesidad de hacerlo a pesar de tener a una persona que le reprima y se enfade si lo hace. En este caso lo que le podemos decir es que tenga paciencia, y mientras le va colocando el tratamiento adecuada, trate algún juego con él que tenga relación con ponerse algo que le ayude a parar el picor más que a rascarse.