Cuidar los ojos en verano.

El verano es la estación del año donde más peligro para la salud se puede correr. Desde los golpes de calor que pueden generar mareo y malestar hasta la exposición desmesurada al sol que puede afectar a la piel y otras partes de nuestro cuerpo. Los ojos es una de esas partes con las que hay que tener cuidado en verano ya que puede afectarle mucho la incesante cantidad de sol que puedan recibir.

Si vamos a la playa o un sitio en el que el sol pegue fuerte, procure llevar unas gafas de sol que puedan protegerle bien. Si sufre de algún problema en la vista como miopía, deberá procurar que las gafas de sol sean más eficaces ante los rayos del sol. Si notamos sequedad en los ojos hay que tratar de pestañear mucho y rápidamente para así evitar la sequedad. Si en vez de la playa vamos a una piscina hay que tener cuidado dentro del agua por el cloro que contiene. Si abrimos los ojos dentro del agua nos exponemos a que suframos sus consecuencias. Posiblemente salgamos de allí con los ojos rojos y picores.

Trate de darle todo el descanso posible a su vista en los momentos en los que pueda. Intente no estar muchas horas delante del ordenador por ejemplo, y si tiene que estarlo, descanse la vista a cada hora. Si vamos a la playa y sufrimos los ataques del sol y al volver a casa el tiempo nos lo pasamos delante del ordenador, posiblemente acabemos con la vista muy dañada hasta tal punto que nos duela incluso cerrar los ojos.

Los ojos son importantes, y el no cuidarnos nos puede hacer que suframos otros problemas como dolor de cabeza que nos fastidie más de un día del verano, por lo que hay que tener cuidado con ello.

Artículos Relacionados