Consejos para mujeres embarazadas

Tips para las futuras madres

La etapa del embarazo es hermosa ya que se trata de nada más, y nada menos, que de la concepción de una nueva vida. Las emociones aparecen al máximo, es un mundo nuevo, completamente diferente a lo que se vivió antes. Pero esa hermosa etapa debe ser considerada según muchos aspectos. Por ejemplo, hay que tener en cuenta que es un período en donde el cuerpo de la mujer sufre cambios notables. Es cierto que no todas las mujeres reaccionan de la misma manera, algunos síntomas, durante el período de gestación, pueden variar.

Nauseas y cansancio es lo primero que se nota. Además, aparece una hinchazón en los pechos debido a la modificación hormonal. Recién cuando termina el primer trimestre se puede advertir un incremento en el peso. Es decir, al principio del embarazo no se notan cambios físicos pero si algunos síntomas diferentes a lo que se acostumbra.

Consejos para mujeres embarazadas

Ya en el segundo trimestre la madre comenzará a notar los cambios corporales. El abdomen crecerá y es posible que se tengan complicaciones al momento de respirar, algunos dolores en la espalda y pequeñas contracción. Todo esto es sumamente normal, significa que el cuerpo está reaccionando positivamente. Incluso se pueden ver algunas hinchazones, sobre todo en las piernas.

Es importante que las madres puedan acceder a un chequeo permanente con un ginecólogo, ya que esto les dará seguridad y muchas fuerzas para seguir adelante. El tercer trimestro es sumamente notorio respecto de los cambios físicos. El cuerpo se hincha, más que todo en los tobillos, piernas y pechos. Además, se pueden percibir ciertas molestias y dolores más fuertes que en los trimestres anteriores.

Lo importante es saber que todos estos cambios son normales. No es fácil para la mujer acostumbrarse ya que se trata de una experiencia totalmente nueva. Sin embargo, hay un pequeño ser creciendo por dentro que ayuda a que la futura madre tenga fuerzas para afrontar todo lo que se viene. Además, nada se compara con ver al pequeño saliendo a la vida. Sin duda se trata de una de las emociones más fuertes que una familia puede tener. Por eso, no hay que cambiar los estados de ánimo, no hay que deprimirse ni tener pensamientos negativos. Más bien hay que apoyarse en las personas que se tienen alrededor y, sobre todo, en los consejos de los profesionales médicos.

Artículos Relacionados