¿Cómo se relaciona el dormir con el aumento de peso?

A través de una meta-análisis que con sus herramientas nos permite saber que más de 600 mil personas y alrededor de 30 mil niños que duermen menos de 7 u 8 horas están predispuestos a tener sobrepeso u obesidad.

Por medio de otros estudios vemos que la población es muy amplía ya que más de 6 mil mujeres manifiestan que duermen poco (5hs) juntos a las que lo hacen más (10hs), ambas tienen una medida de cintura más grande que las que duermen entre 7 y 8 hs, sumado a que no realizan actividad física, no pueden dejar de depender del uso de cigarrillos y padecen algún tipo de enfermedad.

Las probabilidades de tener obesidad central son mayor en mujeres jóvenes que duermen menos de 5hs.

Por último nos encontramos con algunos estudios que más allá de las horas de sueño que dediquen, la calidad de la dieta es mucho más débil en aquellos niños que suelen acostarse más tarde y se alimentan con nutrientes pobres (snacks) y golosinas, sumado a que miran mucho televisión, juegan con la consola mientras que los que se duermen mucho antes consumen alimentos sanos (frutas y verduras).

 

Los padres tienen la obligación de velar por la salud de sus hijos por lo deben enseñarles a llevar una vida saludable y activa, es importante que jueguen al aire libre con otros niños todo el tiempo que los deseen, mientras que debe ser menor el tiempo que pasan frente a los equipos tecnológicos por día y deben tener en claro que es necesario pedir permiso antes de comer dulces.

Como vemos hay muchas evidencias que demuestran que es importante el horario al que se van a dormir y cuantas horas duerme, de esta manera logramos una vida saludable, siendo estos aspectos los que influyen para tener una regulación de algunas hormonas.

Por medio de este estudio llegamos a la conclusión de que aquellas personas que dedican menos hora de sueño tiene niveles más altos de una hormona que nos genera el hambre (grelina) y disminuye los niveles de concentración que hacen que estemos más llenos (leptina). Siendo el sueño un factor elemental para equilibrar los deseos de comer en el transcurso del día.

 

Artículos Relacionados