6 Remedios naturales contra el calor

0

Mientras más aumentan las temperaturas, más difícil se hace la búsqueda de refugio ante el calor. Además de las molestias que causa, el calor podría ser un peligro para tu salud. Por lo tanto, sigue estos seis remedios naturales contra el calor para evitar sus efectos perjudiciales.

¿Por qué el calor es peligroso para la salud?

La exposición del cuerpo a los rayos del sol y a los continuos ataques de calor puede poner en grave peligro tu salud. La razón de esto se encuentra en la imposibilidad del organismo para controlar la transferencia de calor. Debido a las altas temperaturas, es muy común que puedas sentirte cansado y con falta de energía.

La falta de líquido suficiente en el cuerpo conduce a la deshidratación, que a su vez provoca mareos, alucinaciones e incluso convulsiones. Esto se produce debido a una alteración en el proceso del metabolismo. Las olas de calor son especialmente peligrosas para las personas con venas varicosas y con la presión arterial baja.

Pero sin duda, el mayor riesgo de un golpe de calor es que puede conducir a la muerte si no se toman precauciones con urgencia.

 

Un yogur bien fresco además de que te ayudará a sentirte mejor contigo mismo también le proporcionará al cuerpo los nutrientes necesarios para la lucha contra el calor. Cuando hace calor y mediante la excesiva sudoración, el cuerpo pierde grandes cantidades de sustancias, que le son necesarias para poder funcionar correctamente. A parte de todo esto, el yogur te proporciona una dieta equilibrada. Igualmente es útil para personas que tienen problemas con la presión arterial.

El agua es el arma más lógica y universalmente reconocida como más eficaz para combatir el verano. Durante esta estación hay que beber más agua para que tu cuerpo pueda mantenerse hidratado y para compensar la pérdida de líquidos, causada por la transpiración. Los médicos dicen que la “dosis” de agua requerida en verano depende del peso de la persona en particular, pero es recomendado es beber al menos 10 vasos de agua al día.

Los cubitos de hielo son otro de los remedios tradicionales. Es el método más rápido para hacer frente al calor y que tiene efecto inmediato, pero para ello debes saber dónde poner el cúbito. Los médicos presumen que hay puntos específicos del cuerpo que si se frotan con un cúbito de hielo, te ayudarán a sentirte fresco más rápido. Estas zonas incluyen los puntos donde se encuentra tu pulso como los pliegues de los brazos, el cuello y las sienes.

La sandía fría también en verano es ideal para evitar el calor y además es una fruta sana que te ayudará a llenar y mantener tu cuerpo hidratado y lleno de vitaminas. Desde esta perspectiva, la sandía fría es perfecta como arma para combatir las altas temperaturas. La fruta jugosa es una fuente de muchos nutrientes al mismo tiempo, no es demasiado dulce y es absorbida fácilmente por el cuerpo.

La Sopa fría como la fruta y las bebidas saludables, también tiene un efecto beneficioso para nuestro cuerpo. Por otra parte, no es peligroso tomarla en exceso porque cuando el cuerpo consume alimentos líquidos, el cerebro recibe las señales más rápido de que el estómago está lleno.

El té caliente por muy raro que pueda sonar, es realmente uno de los remedios naturales más conocidos y probados contra el calor del verano. Con él, la temperatura de tu cuerpo se iguala a la del medio ambiente lo que facilita que nuestro organismo se enfríe más rápido. Esto nos ayuda a quemar menos energía y sobre todo se recomienda el té verde, ya que contiene vitamina D, que ayuda a que los poros se abran y que la circulación se regule. Además, el té verde es rico en antioxidantes, que a su vez van a reforzar tu sistema inmunológico.

 

Compartir